<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2249870711930848&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HAZ UN DONATIVO
Hablemos del Alzheimer
El blog de la Fundación Pasqual Maragall
crea-mobile
beneficios actividad física

7 beneficios de practicar actividad física de forma regular


¿Existe una edad límite para practicar ejercicio físico? La respuesta es no. Practicar una actividad física a determinadas edades precisará de un poco más de atención y dedicación por nuestra parte, pero sin duda nos ayudará a sentirnos mejor, con más vitalidad y más felices. La edad como impedimento no es una excusa. Hacer algún tipo de deporte nos beneficia a todos, independientemente de la edad o de las habilidades físicas. La actividad física es un gran aliado de la salud cardiovascular y cerebral, además de un gran promotor de nuestro bienestar.

Descarga gratis la guía "Claves sobre la enfermedad de Alzheimer"

Entonces, sabemos que hacer ejercicio es bueno, ¿pero sabemos cuán bueno es? La prestigiosa Clínica Mayo se hizo esta pregunta y la respondió mediante la publicación de un listado de los siete principales beneficios de mantener una actividad física regular. Son los siguientes:

1. El ejercicio permite controlar el sobrepeso

Mantenernos activos y hacer ejercicio con regularidad nos ayuda a quemar calorías por lo que nos permite prevenir el exceso de peso o mantenernos en nuestro peso saludable. Cuanto más intensa sea la actividad, más calorías se queman. La clave está en la constancia. Si no disponemos del tiempo suficiente para ir al gimnasio habitualmente podemos practicar un día a día más activo por ejemplo, subiendo y bajando escaleras en lugar de utilizar el ascensor.

2. El ejercicio ayuda a combatir enfermedades

Mantenerse dinámico y hacer ejercicio de forma regular ayuda a prevenir alteraciones cardiovasculares como la hipertensión o la diabetes, pero también está indicado para otros problemas como la artritis, la depresión o incluso, algunos tipos de cáncer. Las enfermedades neurodegenerativas no son una excepción, ya que la salud de nuestro cerebro está directamente relacionada con nuestra salud cardiovascular. El ejercicio no solo es bueno para nuestro corazón, lo es también para nuestro cerebro.

3. Hacer ejercicio pone de buen humor

Una sesión en el gimnasio o un paseo a paso ligero de 30 minutos nos puede cambiar el humor cuando nos sentimos decaídos o nos puede ayudar a liberar tensiones cuando nos sentimos estresados. Esto se debe a que la actividad física estimula factores químicos del cerebro que provoca que nos sintamos más felices y relajados, por lo que nuestra confianza y autoestima también salen reforzadas.

4. Hacer ejercicio aumenta la energía

El ejercicio nos ayuda a tener más fuerza y resistencia. El deporte hace que se libere nutrientes y oxígeno a nuestros tejidos y que nuestro sistema cardiovascular trabaje de forma más eficiente. Y, cuando corazón y pulmones trabajan mejor, se dispone de más energía para afrontar el día.

5. El ejercicio ayuda a dormir mejor

La actividad física regular hace que sea más sencillo conciliar el sueño y que sea más profundo. No obstante, es desaconsejable hacer ejercicio justo antes de ir a dormir ya que nos puede activar en exceso por lo que nos podría costar más tiempo de lo habitual dormir.

6. El ejercicio estimula la vida sexual

Practicar ejercicio nos llena de energía y evita que nos sintamos demasiado cansados o sin la vitalidad necesaria para disfrutar de una vida sexual plena.

7. Hacer ejercicio puede ser divertido y promueve la socialización

Es una oportunidad para salir al aire libre, disfrutar del entorno y dedicar tiempo a realizar actividades que nos hagan sentir bien. También se puede practicar en compañía, en equipo o en actividades grupales, de modo que se favorece el contacto con la familia o los amigos. Clases de baile, caminatas, crear un equipo de fútbol… Son muchas las propuestas que nos pueden divertir y ayudarnos a mantener la forma.

Por lo menos, se recomienda destinar 150 minutos semanales a la práctica de ejercicio de intensidad moderada o 75 minutos a la semana, si se trata de una actividad de intensidad elevada. Recuerda consultar con el médico antes de empezar un nuevo programa de ejercicios, especialmente si hace mucho tiempo que no practicas deporte o tienes problemas de salud crónicos.

Categorías: Hábitos Saludables

18.03.2019

Nueva llamada a la acción

Posts relacionados