<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=183660822919076&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Hablemos del Alzheimer
El blog de la Fundación Pasqual Maragall
crea-mobile
demencia-senil

¿Qué significa “demencia senil”?


Probablemente has oído hablar de la demencia senil más de una vez, pero tal vez no sepas a qué hace referencia exactamente. ¿Es lo mismo que el Alzheimer? ¿Es una consecuencia inevitable de envejecer? En este artículo vamos a dar respuesta a estas preguntas y a aclarar otras dudas o conceptos. Ya anticipamos que la etiqueta “demencia senil” no corresponde a ningún diagnóstico aceptado, ni por la comunidad médica ni por la científica. Veamos por qué.

El concepto “demencia senil”

Empezaremos por analizar el significado de las dos palabras que forman este concepto. “Demencia” es un síndrome, es decir, un conjunto de signos y síntomas que se presentan juntos y suelen ser característicos de alguna condición de salud. Este síndrome se caracteriza por alteraciones cognitivas y conductuales y conlleva pérdida de autonomía de quien lo padece.

Descarga gratis la guía "Claves sobre la enfermedad de Alzheimer"

“Senil” es un término asociado al envejecimiento, a la senectud. Este término se empleó como etiqueta diagnóstica en una época en la que no se disponía de tanto conocimiento como ahora sobre las demencias y las causas que las producen. 

A medida que evolucionó el conocimiento, se empleó durante un tiempo la distinción entre “senil”, si la demencia aparecía a partir de los 65 años de edad, y “presenil” si aparecía antes. 

Tratar de poner límites de edad para definir cuando a una persona se la puede considerar senil o mayor siempre tendrá tintes de arbitrariedad, puesto que el envejecimiento forma parte del continuum de la vida. 

Derivaciones y confusiones del uso de la etiqueta “demencia senil”

Hablar de demencia senil solo porque la demencia se manifiesta a partir de cierta edad, empobrece el diagnóstico e induce a confusión. Empobrece el diagnóstico porque el uso de esta etiqueta no especifica cuál es la alteración o enfermedad de base que causa o conlleva el desarrollo de los síntomas de la demencia. Es importante tener claro que la demencia siempre es consecuencia de una enfermedad o alteración cerebral, la cual dará  lugar a distintos tipos de demencia

Además, el uso del concepto demencia senil, induce a confusión, porque puede dar pie a pensar que en edades avanzadas es normal padecer demencia. El envejecimiento es el principal factor de riesgo para desarrollar alguna forma de demencia, pero es importante recordar que la demencia no es una consecuencia inevitable del hecho de envejecer. La edad y los factores genéticos son los principales factores de riesgo no modificables para padecer la enfermedad de Alzheimer que, a su vez, es la principal causa de demencia. También existen una serie de factores de riesgo modificables que pueden modular los efectos de la edad y la genética y ayudarnos, en general, no solo a evitar la demencia sino a envejecer saludablemente. 

La relevancia del lenguaje en la generación de estereotipos 

Es muy importante que el progreso científico y del conocimiento se acompañe de los cambios correspondientes en el lenguaje que se emplea para referirse a las enfermedades, sus síntomas y a quienes los padecen. 

Las etiquetas que a menudo se usan para referirse a ellas, aunque sea inconscientemente, comportan una serie de connotaciones que pueden derivar en actitudes o percepciones que no ayudan a fomentar la dignidad de la persona, o que pueden conllevar prejuicios respecto a un colectivo. 

Es importante desterrar el uso del concepto “demencia senil”, también del lenguaje popular, puesto que puede contribuir a perpetuar actitudes o percepciones que estigmaticen el envejecimiento. Si no se revisan los conceptos se puede favorecer la perpetuación de falsas creencias basadas en desconocimientos ya superados. Este es el caso de muchos mitos sobre la enfermedad de Alzheimer, contra los que aún debemos luchar para desterrarlos.

Categorías: El Alzheimer

27.11.2020

Nueva llamada a la acción

Posts relacionados