<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2249870711930848&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HAZ UN DONATIVO
Hablemos del Alzheimer
El blog de la Fundación Pasqual Maragall
crea-mobile
actividades-para-personas-con-alzheimer

Actividades para personas con Alzheimer


Disfrutar de actividades que nos resultan placenteras nos aporta bienestar y añade plenitud a nuestras vidas. Cuando aparecen ciertas enfermedades, parece que se pierde la capacidad de realizar muchas de ellas cuando, a veces, se podrían continuar disfrutando, con las adaptaciones necesarias. En este artículo proponemos algunas actividades para personas con Alzheimer que podrán llevar a cabo con un poco de ayuda y acompañamiento.

¿Qué se debe tener en cuenta para realizar actividades con personas con Alzheimer?

  • Planificar de manera realista y ajustar las expectativas. Es importante abordar su planificación de forma realista y ajustar las expectativas a las capacidades de la persona afectada. Hay que asegurarse que la persona disfruta con la actividad y que no le genera frustración o rechazo.
  • Presentar propuestas concretas. La persona con Alzheimer presentará dificultades para tomar decisiones y organizar su día a día. Ante la pregunta “¿Qué quieres hacer hoy?” podemos no obtener respuesta, por desconcierto. Es más adecuado tomar la iniciativa, evaluar las posibilidades y presentarle la propuesta concreta “¿Te apetece que vayamos a…?”. 
  • Adaptar a gustos e intereses. Hay que tener siempre en cuenta las características de la persona, procurando actividades que respondan a los intereses y preferencias de la persona con Alzheimer. 

Tras un diagnóstico de Alzheimer son muchas las cosas que irán cambiando en el día a día, tanto para la persona afectada como para su cuidador y sus familiares. Sin embargo, hay que seguir intentando disfrutar de momentos de ocio y entretenimiento.

Descarga gratis la guía "Claves sobre la enfermedad de Alzheimer"

Algunas ideas de actividades para personas con Alzheimer

  • Actividades cotidianas. Podemos implicar a la persona afectada en aquellas actividades domésticas que aún pueda realizar por sí misma o con algo de apoyo, o pedirle que colabore en ellas. Esto reforzará que se sienta útil y que forme parte del entorno que le rodea. En la hora de las comidas podemos avanzarle lo que vamos a comer y pedirle que participe en los preparativos (ayudar a cocinar algún plato sencillo, poner y quitar la mesa, fregar los platos, etc.). También podemos pedirle que nos ayude a tender la ropa, a recogerla o a doblarla.

  • Juegos sencillos. Juegos de mesa (como las cartas, el dominó o el parchís, adaptando las reglas si es necesario), buscar objetos (podemos esconder pequeños objetos en un recipiente con legumbres o pasta y pedirle que los busque), jugar a pasar un globo, hacer arreglos florales, hojear un libro o un álbum de fotos, etc.

  • Escuchar música, cantar y bailar. La música estimula la función cognitiva, puede contribuir a mejorar el estado de ánimo y la calidad de vida y el bienestar, por lo que puede ser una actividad para personas con Alzheimer muy beneficiosa. Estos efectos se potencian si las canciones tienen una vinculación emocional con los recuerdos y vivencias de la persona. Por ello es importante contar con una selección de temas significativos, que la persona escuchaba o bailaba cuando era joven o vinculados a momentos felices de su vida.

  • Tareas de jardinería o cuidado de mascotas. Las personas con Alzheimer también pueden encontrar gratificante colaborar en algunas tareas estimulantes para sus sentidos. Actividades vinculadas, por ejemplo, con el cuidado de las plantas (preparar la tierra, plantar o regar), o con el cuidado de las mascotas (alimentarlas, cepillarlas, pasearlas o acariciarlas).

  • Visitas de familiares y amigos. Es importante que los familiares y amigos estén informados sobre el estado y el comportamiento de la persona enferma. Puede que en algún momento no sea capaz de reconocer a familiares o amigos, pero disfrutará de la compañía y el afecto. Las visitas de los nietos, por ejemplo, pueden ser un buen momento para proponer algunos juegos compartidos y fortalecer así el vínculo entre ellos.

  • Pasear, ir al cine, a un concierto o a visitar una exposición. Si la persona se encuentra en una fase inicial no hay porqué renunciar a las actividades que le gustaba hacer. Será necesario ajustar los tiempos de paseo o visita para evitar que se canse, escoger películas o actividades adecuadas o informarse sobre sesiones especiales y actividades para personas con Alzheimer que ofrecen algunos centros culturales.

Además de los ejemplos propuestos, son muchas las actividades en las que puede participar una persona con Alzheimer. Es clave atender a sus gustos y preferencias y procurar las adaptaciones necesarias según la fase de la enfermedad en que se encuentre. 

Categorías: Consejos para afectados y cuidadores

14.08.2019

Nuevo llamado a la acción

Posts relacionados