<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=183660822919076&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Hablemos del Alzheimer
El blog de la Fundación Pasqual Maragall
crea-mobile
perdida de peso alzheimer

Pérdida de peso y enfermedad de Alzheimer ¿están relacionados?


En este artículo vamos a indagar sobre la relación entre pérdida de peso y enfermedad de Alzheimer, de la mano del Dr. Oriol Grau, neurólogo e investigador del BarcelonaBeta Brain Research Center, el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall.

Una investigación reciente de su equipo apunta hacia la pérdida de peso involuntaria como indicador precoz del Alzheimer

Pérdida de peso, salud y envejecimiento

La pérdida de peso voluntaria (por ejemplo, a través de ejercicio físico y/o dieta) puede contribuir a mejorar la salud en personas con sobrepeso y obesidad. No obstante, la pérdida de peso involuntaria (no debida a dieta, ejercicio u otras acciones dirigidas a perder peso), especialmente si se produce en un corto periodo de tiempo, puede ser un indicador de problemas de salud

Todo lo que necesitas saber sobre el Alzheimer está en esta guía. ¡Descárgala!

Por otro lado, también sabemos que la pérdida de peso (en parte debida a una pérdida de masa muscular), es un fenómeno habitual asociado al envejecimiento. Por este motivo, la pérdida de peso involuntaria, especialmente si es gradual y ocurre en personas de edad avanzada, no siempre es sinónimo de patología, aunque siempre es recomendable consultar con un profesional sanitario en caso de duda.

Pérdida de peso en la enfermedad de Alzheimer

La pérdida de peso puede ocurrir a lo largo de la enfermedad de Alzheimer y es más habitual durante sus fases más avanzadas. Entre las posibles causas, están los cambios conductuales que pueden afectar a los patrones de alimentación, así como un mayor gasto energético (algunas personas con demencia tienden a estar inquietas, moverse constantemente o caminar sin un objetivo claro, lo cual supone que quemen más calorías). 

También hay que tener en cuenta, advierte el Dr. Grau, que algunas de las medicaciones que se prescriben para tratar los síntomas de Alzheimer (como los inhibidores de la acetilcolinesterasa) pueden, en ocasiones, provocar síntomas gastrointestinales y una pérdida de apetito que conduzcan a una disminución de peso.

Pérdida de peso como posible indicador precoz de Alzheimer

Por otro lado, cada vez hay mayor evidencia de que algunas personas con Alzheimer empiezan a perder peso antes del inicio del deterioro cognitivo. Eso sugiere que la pérdida de peso podría ser un indicador precoz de deterioro cognitivo asociado a esta enfermedad

En un estudio reciente llevado a cabo en el Barcelonaβeta Brain Research Center (BBRC), liderado por el Dr. Oriol Grau, se ha observado que la pérdida de peso en personas sin deterioro cognitivo se asocia a la presencia de las proteínas beta-amiloide y tau en el cerebro, que sabemos que se acumulan en la enfermedad de Alzheimer. 

En particular, se observó que, durante un periodo de seguimiento de unos 4 años, las personas con niveles más elevados de estas proteínas en el cerebro perdían un 1% de peso al año, mientras que las personas con niveles normales de estas proteínas se mantenían estables. Este estudio muestra que el cambio de peso asociado a la enfermedad de Alzheimer en sus fases más precoces es muy leve, por lo que puede pasar fácilmente desapercibido, pero sugiere la posible utilidad de contar con la pérdida de peso como un indicador más de posible deterioro cognitivo en personas de riesgo, como las de edad avanzada que empiezan a notar cambios en su memoria. 

Estos hallazgos también sugieren que la pérdida de peso en personas con Alzheimer no se debería únicamente a las alteraciones en el comportamiento que ocurren en fases más avanzadas, sino que la propia enfermedad causaría la pérdida de peso desde fases muy iniciales, cuando el deterioro cognitivo no existe o es indetectable. Los mecanismos detrás de esta pérdida precoz de peso no están claros, aunque se han planteado diferentes hipótesis, entre ellas la afectación temprana de regiones como el hipotálamo (una región del cerebro clave en la regulación de la ingesta de alimentos y el gasto energético) o una alteración de la olfacción.

Tratamiento de la pérdida de peso en personas con Alzheimer

Ante una evidencia de pérdida de peso involuntaria en personas con Alzheimer, indica el Dr. Oriol Grau, es importante consultar con el profesional médico de referencia para descartar posibles causas y dirigir el tratamiento a la causa más probable. En personas con Alzheimer, aunque sepamos que la pérdida de peso es una manifestación frecuente de la enfermedad, no hay que dejar de descartar otras causas que podrían requerir abordajes distintos. Además de buscar posibles causas, hay que asegurar que las personas afectadas estén recibiendo una adecuada nutrición en cantidad y calidad y si, aun así, la pérdida de peso continua, se puede valorar la introducción de suplementos alimenticios y/o fármacos que estimulen el apetito, siempre bajo supervisión médica.

Categorías: Investigación

29.03.2022

Nueva llamada a la acción

Posts relacionados