<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2249870711930848&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HAZ UN DONATIVO
Hablemos del Alzheimer
El blog de la Fundación Pasqual Maragall
crea-mobile
Poder preventivo

El poder preventivo general en la enfermedad de Alzheimer


La ley recoge diversas fórmulas legales para garantizar que se cumpla la voluntad de las personas que en el futuro pudiesen ver anulada su capacidad de expresarla, como en el caso de estar afectado por la enfermedad de Alzheimer. Entre ellas se encuentra el poder preventivo general.

El poder preventivo general, ¿qué es exactamente?

Es una fórmula legal que permite designar a una persona, personas o institución para que represente nuestros intereses. El documento siempre puede ser revocado por el otorgante, que puede fijar un control y dejar especificadas por qué causas se extinguiría el poder. Este documento es eficaz en vida y se extingue con la muerte de la persona.

Descarga gratis la guía "Herramientas jurídicas en la enfermedad de Alzheimer"

Hay dos tipos de poderes preventivos generales:

  • Estricto. En este, el apoderado solo tiene la capacidad de actuar en el momento en que el enfermo sufre el estado de incapacidad previsto en el apoderamiento.
  • Con subsistencia de efectos en caso de incapacidad. El representante puede usar el poder desde el momento en el que este ha sido otorgado, o desde una fecha especificada en el mismo. En este caso no hay necesidad de esperar a que el poderdante sufra algún estado de incapacidad.

¿Por qué es útil el poder preventivo general?

El poder preventivo general es de gran ayuda, porque sirve para reforzar a la persona que el enfermo ha elegido para sus cuidados. Este hecho puede simplificar y abaratar de forma notable su actuación como representante jurídico y económico. Es la mejor opción para hacer prevalecer los intereses de la persona enferma y será de gran utilidad para organizarse a nivel familiar.

Es gracias a este documento que los apoderados podrán gestionar el patrimonio, sin necesidad de acudir a un procedimiento de incapacitación judicial por enfermedad de Alzheimer, mucho más largo y costoso.

Si otro pariente solicitase la incapacitación, el juez decidiría si mantener la validez del poder preventivo o su anulación.

¿Cuánto cuesta y cómo puede solicitarse?

El poder preventivo general puede ser solicitado en cualquier momento de la vida adulta y antes de que se haya producido la pérdida de la capacidad por la enfermedad de Alzheimer. Su coste es de aproximadamente unos 130 euros y debe solicitarse al notario.

 

Información avalada por el Colegio de Notarios de Cataluña.

Categorías: Consejos para afectados y cuidadores

04.11.2019

New call-to-action

Posts relacionados