<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2249870711930848&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HAZ UN DONATIVO
Hablemos del Alzheimer
El blog de la Fundación Pasqual Maragall
crea-mobile
vino-protege-demencia

¿El consumo de vino protege de la demencia?


La dieta mediterránea, considerada como una de las más saludables y beneficiosas para la salud del corazón y del cerebro, contempla un consumo moderado de vino por sus propiedades, entre otras, antioxidantes y antiinflamatorias. No obstante, los datos científicos disponibles actualmente sobre el potencial efecto protector de su consumo para la prevención de la demencia no son totalmente consistentes.

Aunque se barajan datos que apuntan a un posible efecto en la salud cerebral, hay que ser muy cauto con esta premisa. El alcohol tiene muchas contraindicaciones (incluso en pequeñas cantidades) para muchas cuestiones de salud. Vamos a desgranarlo un poco.

Descarga gratis la guía "Claves sobre la enfermedad de Alzheimer"

Los potenciales beneficios del consumo moderado de vino

Numerosos estudios apuntan a que el consumo moderado de vino tiene efectos beneficiosos para la salud y puede asociarse con una menor incidencia de accidentes cardiovasculares y un menor riesgo de sufrir demencia. Pero respecto a esto último, los datos no son totalmente consistentes. Entonces, ¿qué hay de cierto tras los posibles beneficios que puede aportar el vino a la salud en general y a la cerebral en particular?

Los polifenoles del vino parecen ser los principales compuestos responsables de los efectos en la salud atribuidos al consumo moderado de vino. Los polifenoles tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y contribuyen a mejorar el perfil lipídico y regular la glucemia. También se les atribuyen efectos beneficiosos sobre la microbiota intestinal. El resveratrol es el polifenol del vino tinto que ha sido más estudiado, sobre todo en estos últimos años. Ejerce diferentes funciones en el organismo, pero la más destacada por la bibliografía es la propiedad antienvejecimiento, por lo que el resveratrol podría jugar un papel en la neuroprotección.

Algunas investigaciones sugieren que los polifenoles podrían proteger frente el Alzheimer mediante la modulación de algunos mecanismos neuropatológicos. A pesar de estas informaciones, no obstante, aún no hay publicaciones de ensayos clínicos de intervención que evalúen rigurosamente el posible efecto protector del vino para la demencia. 

Entonces, ¿es mejor tomar o no tomar vino?

Atendiendo a todo lo explicado, hay que llamar a la cautela y es importante tener en cuenta las siguientes premisas:

  • Por consumo moderado se entiende, una copa de vino al día las mujeres y una copa y media, los hombres. 
  • Como referente, una botella de vino contiene cantidad como para siete copas, por lo que las mujeres no deberían superar el consumo de una botella a lo largo de una semana y, los hombres, de una y media. 
  • Esta indicación de consumo moderado de vino siempre debe ser como acompañamiento de una comida
  • Esta copa solo se debe tomar si resulta placentera, y nunca incitar a nadie a empezar a tomar alcohol por sus potenciales efectos beneficiosos.
  • No se debe tomar alcohol ante cualquier contraindicación médica que así lo indique, ya sea por una enfermedad, trastorno o por incompatibilidad con medicamentos.

El consumo de alcohol debe ser responsable

Beber demasiado alcohol aumenta el riesgo de sufrir complicaciones de salud y puede tener consecuencias negativas de tipo psicológico y social.

Para establecer criterios sobre lo que se considera “beber demasiado”, la Organización Mundial de la Salud estipuló su medida a través de la Unidad de Bebida Estandar (UBE). Cada UBE supone entre 8 y 13 gramos de alcohol puro. Así, una copa de vino, una cerveza, un carajillo o un chupito equivalen a 1 UBE. Una copa de coñac o licor, un whisky o un combinado equivalen a 2 UBE. El consumo diario de alcohol máximo recomendado es de 4 UBE para los hombres y 2 para las mujeres.

El consumo de alcohol requiere de control y, a veces, no tenemos consciencia de las cantidades que estamos bebiendo. Millones de personas mueren cada año por un consumo nocivo de bebidas alcohólicas, por lo que siempre deben consumirse de forma moderada y responsable, y evitar su consumo cuando así lo requiera cualquier condición médica.

Categorías: Hábitos Saludables

02.09.2019

Nuevo llamado a la acción

Posts relacionados