<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2249870711930848&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HAZ UN DONATIVO
Hablemos del Alzheimer
El blog de la Fundación Pasqual Maragall
crea-mobile
diabetes-y-alzheimer

¿Qué relación hay entre diabetes y Alzheimer o demencia?


Aunque los mecanismos tras la relación entre diabetes y Alzheimer no están claramente establecidos, diversos estudios han mostrado una relación entre padecer diabetes (especialmente de tipo 2) y un menor rendimiento cognitivo, así como un mayor riesgo de demencia. Además, hay muchas investigaciones que sugieren una conexión entre diabetes y Alzheimer.

¿Existe una relación entre diabetes y demencia?

Diversos estudios epidemiológicos apoyan la existencia de una relación entre diabetes y alzheimer o demencia, a pesar de que los mecanismos que mediatizan esta relación aún son objeto de mayor investigación científica. Es sabido que la diabetes puede ser causa de daños en los vasos sanguíneos y, por ello, es considerada un factor de riesgo para la demencia vascular, que es la segunda causa de demencia (después de la enfermedad de Alzheimer).

Descarga gratis la guía "Claves sobre la enfermedad de Alzheimer"

No obstante, además de la demencia vascular, la diabetes también se ha asociado a otras causas demencia, como la enfermedad de Alzheimer. En particular, se ha observado que personas con altos niveles de glucosa en sangre, como sucede en la diabetes tipo 2, presentan mayores niveles de proteína beta-amiloide, relacionada con la neuropatología de la enfermedad de Alzheimer. Esto podría ser debido a que las personas con diabetes presentan una menor capacidad de los tejidos corporales, entre ellos el nervioso, para usar la glucosa (azúcar) y responder a la insulina.

Hay estudios científicos que, en modelos experimentales de diabetes en roedores, han identificado dos mecanismos principales subyacentes a la demencia relacionada con la diabetes: resistencia cerebral a la insulina (produciéndose una alteración en la transmisión de esta hormona) y amiloidogénesis (acumulación de depósitos de beta-amiloide en el cerebro), sin excluir la aparición de otros procesos relacionados con la neuroinflamación o el estrés oxidativo. A resultas de estos cambios patológicos se desencadenaría la neurodegeneración y la consecuente alteración cognitiva. 

Así, la diabetes es un factor de riesgo para el desarrollo de deterioro cognitivo y, cuando ya existe cierto deterioro, se relaciona con un mayor riesgo de que empeore hasta convertirse en demencia o de que se produzca una evolución más rápida del proceso.

¿Cómo podemos prevenir o controlar la diabetes?

Lógicamente, la prevención de la diabetes o el control efectivo de la misma será la base para minimizar un posible deterioro cognitivo en el futuro, ya sea como consecuencia de la enfermedad de Alzheimer o de otras causas de demencia. Las recomendaciones para prevenir o controlar la diabetes incluyen:

  • Seguir las indicaciones de los profesionales médicos y sanitarios para controlar el azúcar y tomar adecuadamente la medicación si se requiere, sin olvidar el control de otros factores de riesgo cardiovascular, como el colesterol o la presión arterial.
  • Evitar el sobrepeso y, particularmente, la obesidad. La pérdida de peso es particularmente efectiva en la reducción del riesgo de diabetes. 
  • Recordar que la actividad física regular es clave en la promoción de la salud y, particularmente, un gran aliado para controlar los niveles de azúcar en sangre y, por tanto, del control y la prevención de la diabetes.
  • Llevar una dieta saludable y equilibrada, como la dieta mediterránea, con las adaptaciones necesarias para controlar los niveles de glucosa en sangre. Así, si se padece diabetes o se tiene un alto riesgo de padecerla, hay que prestar atención a la ingesta de azúcares en la dieta cotidiana, así como seguir indicaciones específicas respecto a los hidratos de carbono.
  • No fumar

Son muchos los estudios que aportan evidencias científicas acerca de la importancia de llevar un estilo de vida saludable ya que, de esta forma, no sólo protegeremos nuestro corazón, sino que será una gran ayuda para controlar la diabetes o el riesgo de padecerla, además de contribuir a prevenir el Alzheimer y otras formas de demencia, tal y como recomienda la OMS.

Categorías: Investigación

31.10.2019

Nueva llamada a la acción

Posts relacionados