<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=183660822919076&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Hablemos del Alzheimer
El blog de la Fundación Pasqual Maragall
crea-mobile
entretenimiento_en_casa

Procurar el entretenimiento en casa de una persona con Alzheimer


Cuidar a una persona con Alzheimer requiere de una dedicación plena y suele resultar estresante. La voluntad de atender a todas sus necesidades básicas hace que, a menudo, las necesidades de entretenimiento queden relegadas a un segundo o tercer plano.

O, a veces, no sabemos qué proponerle hacer para procurar que esté entretenida con algo que la motive y que, a la vez, pueda resultar estimulante o sea un aliado para permitir a la persona cuidadora avanzar con sus tareas cotidianas. Proponemos a continuación algunas estrategias y actividades que ayuden en estos casos a procurar el entretenimiento en casa

Descarga gratis la guía "Hábitos saludables para prevenir el Alzheimer"

Consideraciones para que las actividades de entretenimiento en casa cumplan su función

Todos tenemos la necesidad de disfrutar de actividades en nuestro día a día, e incluso de poder convertir, a veces, tareas cotidianas en una fuente de entretenimiento en casa y esto también aplica a las personas con Alzheimer, así como al resto de necesidades emocionales.

Es importante tener siempre presente que el cuidado y la atención que prestamos a una persona con Alzheimer deben preservar su dignidad y autoestima. Para ello, conviene tener en cuenta algunas premisas cuando pensemos en qué actividades ofrecerle y cómo llevarlas a cabo para favorecer el entretenimiento en casa:

Procurar que las actividades sean significativas para la persona con Alzheimer

Que sean personalmente significativas quiere decir que tengan alguna vinculación con sus intereses personales y/o con su trayectoria vital. Si las actividades que se plantean tienen relación con una afición de la persona, con alguna habilidad suya, o con un interés relacionado con la profesión ejercida si le fue grata, serán probablemente mejor recibidas que aquellas en las que no exista ningún tipo de vinculación o atractivo personal. 

Evitar el formato “académico” y materiales infantilizadores

Salvo que la persona dé muestras de sentirse cómoda con un formato que pueda parecer académico (tareas de cálculo, caligrafía, o similares), evitemos aquellas actividades que pueda percibir como si fueran deberes escolares. Además, es muy importante utilizar materiales que eviten la infantilización. 

Aunque la progresión clínica de la enfermedad de Alzheimer se evalúa con escalas como la GDS, basadas en la teoría de la retrogénesis (según la cual las capacidades se van perdiendo, aproximadamente, en el orden inverso a como se adquirieron en el desarrollo), la persona con Alzheimer nunca volverá a ser un niño y, aun precisando de adaptaciones, siempre debe ser tratada como el adulto que es. 

Adaptar el nivel de dificultad al de las capacidades preservadas

Si la actividad propuesta tiene una complejidad que excede a la capacidad de la persona para llevarla a cabo, fácilmente generará frustración, irritabilidad o, simplemente, desinterés. Pero esas mismas reacciones pueden aparecer si la actividad es percibida como excesivamente simple

Centrarse en el desarrollo de la actividad, más que en el resultado

El aspecto clave que favorece el entretenimiento en casa es estar ocupado y fomentar el sentido de utilidad por medio de la acción. La apatía es un síntoma conductual muy frecuente de la enfermedad de Alzheimer y, para gestionarla es necesario acompañar a la persona, particularmente en la puesta en marcha de la actividad, e irla motivando si es necesario para que se mantenga en ella. Siempre será más relevante centrarse en el propio hecho de hacer las cosas que en el resultado final, aunque es importante valorar abiertamente cualquier logro como forma de retroalimentación de la motivación, restando importancia a los errores. 

Integrar las tareas cotidianas como forma de entretenimiento en casa

Una forma de que la persona cuidadora pueda realizar las tareas domésticas cotidianas u otros quehaceres y, a la vez, fomentar el sentido de utilidad de la persona con Alzheimer, es contar con su participación en las tareas que se deban hacer. Puede resultar muy práctico hacer una lista de las cosas que puede realizar, atendiendo a su nivel de capacidad, y valorar cómo se desempeña en cada una de ellas y en qué grado las acepta para así implicarla en tareas como barrer, cocinar, hacer un bizcocho, quitar el polvo, hacer camas, tender, doblar ropa, poner la mesa, regar plantas…

Ideas para favorecer el entretenimiento en casa

En este mismo blog se pueden encontrar diversos artículos que aportan ideas para fomentar el entretenimiento en casa de una persona con Alzheimer, a la vez que se favorece la estimulación cognitiva y se atienden necesidades afectivas y emocionales

  • Entre estas actividades, hay que recordar los efectos positivos que pueden propiciar todas aquellas relacionadas con la música, siempre un gran aliado para la evocación de recuerdos y emociones, particularmente cuando se atiende a las preferencias de canciones y estilos musicales de la persona con Alzheimer. 
  • La música es a menudo un buen activador de la reminiscencia, esa forma de “ir al recuerdo”, de recordar interpretando la vida de alguien, haciendo una revisión de momentos, episodios y acontecimientos relevantes en su vida. Una actividad específicamente útil para ello es la de “La caja de los recuerdos”.  
  • Como antes sugeríamos, la realización de tareas domésticas, particularmente aquellas que le resulten agradables a la persona con Alzheimer, también pueden ser una buena fuente de entretenimiento en casa. Hacer galletas o pasteles en compañía puede ayudar también a evocar emociones, sensaciones y recuerdos agradables de diferentes momentos vitales. Es muy importante definir bien cuáles son las acciones concretas que puede llevar a cabo la persona con Alzheimer, y cuáles no, atendiendo a sus capacidades preservadas y a su seguridad (cortar, pesar, amasar, batir, poner la cobertura de chocolate...). 
  • Considerar también las actividades de higiene y de cuidado personal como una forma de entretenimiento en casa. A menudo, las personas con Alzheimer se muestran reticentes al baño o a otras actividades relacionadas con la higiene y el cuidado personal. Un posible motivo es que se pueden percibir como una invasión de su intimidad. Por ello, la empatía y el respeto a su pudor son fundamentales. Algo que puede ayudar a percibir estas actividades como placenteras, favorecer la conexión emocional entre la persona enferma y quien la cuida y ser, además, fuente de entretenimiento en casa, es acompañar la actividad de la estimulación sensorial, por ejemplo, recrearse en el perfume de los productos de higiene, su textura, los recuerdos y sensaciones que evocan, el fomento del tacto dando un agradable masaje, siempre que sea bien recibido, a la vez que se pone una crema o se enjabona… y realzando el resultado final haciendo consciente a la persona con Alzheimer de lo bien que se debe sentir una vez aseada, afeitada, peinada, con la manicura hecha, etc. 

Esperamos que estos consejos y propuestas sobre entretenimiento en casa resulten de utilidad a todas aquellas personas que deben cuidar a otras con Alzheimer. En el blog de la Fundació Pasqual Maragall  se ofrecen más artículos que pueden resultar de interés.

Categorías: Hábitos Saludables

13.09.2021

New call-to-action

Posts relacionados