HAZ UN DONATIVO
deterioro cognitivo leve en personas con alzheimer

¿Qué es el deterioro cognitivo leve?


El envejecimiento afecta a la agilidad y la precisión de algunas de nuestras capacidades cognitivas, como la memoria, la capacidad de mantener la atención por períodos prolongados, o la dificultad transitoria para evocar algunos nombres. Aunque muchas de estas dificultades son normales en el proceso de envejecer, es importante saber diferenciar aquellas señales que puedan sugerir los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

La denominación deterioro cognitivo leve (DCL), referido también como MCI, en sus siglas en inglés por Mild Cognitive Impairment, representa una situación de cambios cognitivos que no se justifican por la edad, sino que son consecuencia de alguna condición médica, ya sea la enfermedad de Alzheimer u otra.

Este trastorno puede afectar a una o a varias capacidades cognitivas, como pueden ser la memoria, el lenguaje, la atención o la capacidad de razonar. En función de la causa que lo provoque, se puede estabilizar (incluso revertir) su progresión o no.

¿Es el deterioro cognitivo leve la fase inicial del Alzheimer?

Un diagnóstico de deterioro cognitivo leve no significa necesariamente que la persona vaya a desarrollar una demencia. Sin embargo, la enfermedad de Alzheimer, así como otras formas de demencia, pasan previamente por un estado de deterioro cognitivo leve. Es decir, todos los enfermos de Alzheimer han pasado inicialmente por esta fase, pero no todas las personas que padecen este deterioro desarrollarán una demencia. Es posible que, en algunos casos, solo sea la manifestación de algún trastorno estable o reversible que no progrese hacia un deterioro mayor.

La forma de deterioro cognitivo leve en la que los síntomas están centrados en problemas de memoria se llama deterioro cognitivo leve de tipo amnésico. Se caracteriza por las pérdidas de memoria reciente típicas de las fases iniciales de la enfermedad de Alzheimer, pero no se llegan a cumplir todos los criterios de diagnóstico requeridos para la demencia. La persona sigue siendo independiente para llevar a cabo sus actividades cotidianas. Normalmente no experimenta confusión ni desorientación. En general, las dificultades pueden ser detectadas por los familiares o amigos más cercanos, aunque es probable que no llamen excesivamente su atención.

Si el deterioro cognitivo leve se produce como estado previo al desarrollo de la demencia producida por la enfermedad de Alzheimer o por otra causa, lamentablemente, no se podrá curar y los síntomas serán cada vez más acusados. No obstante, una vez diagnosticada la enfermedad, un tratamiento con la medicación adecuada puede contribuir a paliar los síntomas y mejorar la calidad de vida de la persona afectada.

¿Cuáles pueden ser otras causas del deterioro cognitivo leve?

El deterioro cognitivo leve también puede ser la manifestación de diferentes condiciones médicas, como por ejemplo, los efectos secundarios de alguna medicación. En este caso, la retirada de la medicación llevaría a una mejora del estado cognitivo.

También puede producirse en el contexto de una depresión. Es frecuente que muchas personas con trastorno depresivo presenten deterioro cognitivo leve. La depresión en sí misma puede causar problemas acusados de memoria y de concentración. Si la depresión es la causa y se trata correctamente, el deterioro cognitivo mejorará claramente.

El deterioro cognitivo leve también puede ser una manifestación de distintos trastornos médicos, como por ejemplo alteraciones hormonales, enfermedades infecciosas, alteraciones vasculares cerebrales, deficiencia de algunas vitaminas, etcétera. El tratamiento adecuado de cada una de estas dolencias puede contribuir a reducir los problemas cognitivos.  Por ejemplo, el déficit de ciertas vitaminas puede conllevar un estado de deterioro cognitivo leve que puede remitir, una vez tratado el déficit vitamínico y regresados los valores a la normalidad.

¿Qué debemos hacer si detectamos problemas de memoria?

Si detectamos que nuestra memoria, o la de alguna persona cercana, empeora progresivamente, produciéndose repetidamente el mismo tipo de olvidos u olvidando cosas que siempre se solían recordar, o cualquier otra señal de alerta, es importante consultar con el médico.

El equipo médico realizará las pruebas necesarias para distinguir si se trata del inicio de una demencia, si las dificultades pueden asociarse a otros trastornos o si, sencillamente, son propias del envejecimiento. Esta valoración permitirá definir el tratamiento o las recomendaciones más pertinentes  en cada caso.

 

Categorías: Alzheimer

15.03.2018


Posts relacionados